¡Gracias por visitar Babies R Us. Si necesitas ayuda para comprar en nuestra Web, por favor llama al ------- y serás atendido/a por un asesor de Atención al Cliente. Infórmale que necesitas ayuda.
  • Date de alta!
    Cerrar Ventana
    Gracias por suscribirte
    Pronto empezarás a recibir nuestra newsletter y serás el primero en enterarte de nuestras promociones.

    Lo sentimos, el email no es correcto.
    Introduce una dirección de email válida.

    Seguir comprando
  • Mi cuenta
  • Ayuda
¡Bienvenido/a! Identificarse o crear una cuenta. Saber más




Lactancia



La leche materna se considera generalmente la mejor fuente de nutrición para los niños, ya que contiene nutrientes necesarios para su desarrollo, es limpia y genera el vínculo madre-hijo.

Para que la mujer pueda producir leche materna debe estar bajo la influencia de las hormonas prolactina y oxitocina. La prolactina es la encargada de que haya producción de leche y la oxitocina desencadena la eyección (salida) de leche.

Cada vez que las glándulas mamarias se vacían, éstas generan más leche y, por lo tanto, a mayor succión habrá más producción de leche.

La primera leche elaborada por la mujer después del parto se llama calostro, caracterizada por su alta concentración de inmunoglobulinas, que cubren y protegen el tracto gastrointestinal del recién nacido. Esto ayuda a protegerlo hasta que su propio sistema inmunológico funcione correctamente. Tiene también un efecto laxante suave que facilita la expulsión de meconio, lo que ayuda a prevenir la acumulación de bilirrubina (un factor que produce la ictericia). Es mucho mejor tomar leche materna que otro tipo de leche artificial.

Hay veces que, por diferentes motivos, no se puede dar el pecho al bebé. Esto no significa que éste vaya a estar mal alimentado, ya que las fórmulas adaptadas se preparan imitando la leche materna, añadiéndoles todas las proteínas y minerales necesarios para el lactante. Además, los biberones presentan una serie de ventajas tanto para la madre como para el niño, permitiendo que el padre también pueda dar de comer a su bebé.

Si vas a dar el biberón a tu hijo, deberás aprender cómo prepararlo y lavarlo, porque una higiene adecuada es fundamental para una buena alimentación y salud.

El no dar el pecho al bebé puede ser una elección libre u obligada. A veces las madres prefieren, por cuestiones de comodidad y libertad, alimentar a sus hijos con biberón desde que nacen. Esta decisión les permite alimentar al bebé en cualquier sitio, no tener que estar pendiente de la toma ya que cualquiera le puede dar de comer, recuperar la dieta y costumbres habituales, usar todo tipo de métodos anticonceptivos y tomar cualquier medicina.

También permite al padre participar más en la crianza del niño y reforzar el vínculo padre-hijo. Sin embargo, otras veces es una decisión que queda más remedio que tomar. Infecciones, anemia, enfermedades que requieren medicamentos que pueden pasar a la leche materna, lesiones en los nervios de los pezones, operaciones mamarias… obligan a las madres a dar el biberón a sus hijos. La causa también puede estar en los bebés, ya que algunos tienen intolerancia a la leche materna o una deformación en el labio que hace imposible la lactancia.

 

LA LECHE DE FÓRMULA


La alimentación con leche de fórmula no es peor para el bebé, ni significa que éste vaya a crecer más despacio o a estar mal alimentado. Las fórmulas para lactantes se preparan tratando de imitar la leche materna y son diferentes que la leche de vaca normal: las proteínas son parcialmente desnaturalizadas para que sea más digerible; tiene unos niveles de calcio, fósforos y otros minerales más adaptados a las necesidades del lactante y sus capacidades fisiológicas; está prácticamente libre de colesterol; sin embargo no tiene las propiedades inmunitarias de la leche materna. 


La leche de fórmula tarda más en ser digerida que la leche materna. La cantidad de biberón es variable y será la que deje al niño satisfecho y le haga ganar peso correctamente.

 

Tipos de leche de Fórmula


Las fórmulas de iniciación: Cubren las necesidades nutritivas de los lactantes los primeros 4-5 meses. También hay fórmulas para recién nacidos pretérmino o con peso inferior a 2.500 gramos.

Las fórmulas de continuación: Están destinadas a la alimentación del bebé a partir de los 5-6 meses. En ellas no hay necesidad de modificar la relación lactoalbúmina/caseína, ya que las enzimas implicadas en el metabolismo de los aminoácidos están completamente desarrolladas. A partir de esta edad se empiezan a introducir los alimentos sólidos, haciendo la alimentación más completa para las necesidades del bebé.


Para la preparación del biberón se debe contar con:


- Vapor o unidad de esterilización química.

- Agua previamente hervida.

- Leche en polvo con la medida dentro.

- El biberón que se va a utilizar, previamente limpio.

- Tetinas y tapas.


Para calentar el biberón:

Lo puedes hacer de varias maneras:


- Al baño María.

- Calientabiberones eléctricos especialmente diseñados para ello.

- Al microondas.

*Sigue atentamente las instrucciones del producto para cada caso.
 

TRUCO:

Si no tienes tiempo de preparar el biberón justo antes de la toma, prepara unos cuantos y mételos en la nevera una vez que se hayan enfriado. Sácalos luego a medida que los necesites y caliéntalos. No guardes nunca la mezcla más de 24 horas.



CONSEJOS


· Compra todo lo necesario con antelación para practicar con la limpieza y esterilización de los biberones.


· Durante las primeras semanas, y con 6-7 tomas cada 24 horas, deberás cambiar el líquido esterilizante dos veces al día. Más adelante, reduce la frecuencia.



· Nunca le añadas más cantidad de azúcar a la preparación.


· Cuando termines una toma, tira la leche sobrante. Nunca le des al bebé las sobras de una toma anterior porque puede estar contaminada. Utiliza siempre un biberón recién preparado y ten siempre a mano un par de paquetes de la preparación instantánea para caso de emergencia.



EXTRACTORES



Actualmente, las madres tienen que combinar a menudo la lactancia con otras actividades y responsabilidades. También puede que quieran involucrar a otros miembros de la familia en la alimentación del recién nacido. Por esta razón se crearon los extractores de leche.

Los beneficios que aporta la lactancia materna son únicos, tanto para el bebé como para la madre. Los médicos recomiendan la leche materna como la alimentación ideal durante el primer año de vida del bebé, complementada con alimentos sólidos a partir de los 6 meses.